Volver al listado
5 trucos para ahorrar en combustible al usar el aire acondicionado

Se aproxima el verano y ya estamos teniendo los primeros días con un calor agobiante, con los termómetros marcando temperaturas superiores a los 30 grados. Además de proteger a tu coche del sol y vigilar los problemas con el aire acondicionado, también hay trucos para que el aire acondicionado enfríe de manera adecuada sin que ello suponga un mayor gasto de combustible y se así alargue así su vida útil. De esta forma, evitaremos que pueda empezar a dar fallos en el momento más inadecuado y acabar con el habitáculo convertido en un horno.

Cuanto más intentemos bajar la temperatura del habitáculo, costará más energía alcanzarla (combustible en este caso). Por este motivo, emplear trucos para enfriar rápido un coche pueden ahorrar algo de combustible. ¡Toma nota de estos cinco trucos para ahorrar combustible usando el aire acondicionado!

Al arrancar

¿Llegas al coche y descubres que está como un horno? Para ayudar al aire acondicionado a trabajar lo ideal es que durante los primeros minutos circulando procedas a abrir un poco la ventanilla al mismo tiempo que enciendes el climatizador. Como el aire caliente pesa menos que el frío, tiende a ir hacia arriba. De ese modo, ayudarás a que éste sea sustituido por el frío más rápidamente. Pasado un rato, puedes proceder a cerrarlas.

Ventanillas

Bajar las ventanillas del coche empeora la aerodinámica, ya que hará que el automóvil gaste más, pero esa pérdida aerodinámica no es demasiado grande si la velocidad es baja. Según varios estudios, el momento crítico es a 80-90 km/h (a partir de ahí, el aire que entra “frena” el coche). De ahí que en trayectos urbanos a menor velocidad gastas menos combustible con las ventanillas bajadas que empleando a fondo el aire acondicionado para enfriar el coche.

A veces, cuando el calor es mucho, bajar las ventanillas no es suficiente para garantizar una temperatura confortable, sin embargo, abrirlas renovará el aire caliente del coche, logrando así bajar unos grados al habitáculo y haciendo trabajar menos al compresor.

Úsalo también en invierno

Como cualquier componente del coche, que entre en funcionamiento con regularidad es una garantía de que funcione cuando se necesita, así que no dudes en emplearlo para acciones como desempañar los cristales en invierno. Además de ganar en seguridad (es mucho más rápido ganar visibilidad), te asegurarás que no se estropee por falta de uso.

No forzarlo

Para evitar que el aire acondicionado se estropee también es vital evitar que trabaje al máximo de potencia. En este sentido, recuerda los dos primeros puntos para bajar la temperatura del habitáculo antes de iniciar el camino y una vez en marcha, sé racional con su uso. La temperatura ideal en el interior del coche debe estar en torno a los 22 grados. Todo lo que sea bajar de esa temperatura, puede producir un gasto de combustible extra innecesario.

Conducir en las condiciones más favorables es esencial para cualquier viaje y el calor no tiene por qué hacértelo imposible. Como ya has visto, poner el aire acondicionado no tiene por qué salirte caro.

Compartir en las Redes Sociales
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone