Volver al listado
Al volante del nuevo Volvo S60: adiós al diésel

Volvo anunció el año pasado que, desde 2019, todos los nuevos modelos que lance estarán electrificados, lo que supone que los que lleven motor de combustión tendrán una hibridación ligera o serán híbridos 'enchufables'. Y el resto, 100% eléctricos. Es más, de estos últimos asegura que lanzará cinco coches entre 2019 y 2021 (tres como Volvo y dos como Polestar) y espera que, en 2025, supongan la mitad de sus ventas en todo el mundo.

Antes de eso, el constructor sueco ya había afirmado que dejaría de desarrollar nuevos motores diésel más allá de mejorar los existentes en su oferta.

Ambas circunstancias se dan la mano con el nuevo Volvo S60, la berlina de tamaño medio que completa una familia a la que pertenece ya el todocamino XC60 y el familiar V60. Porque el recién llegado -rival de los BMW Serie 3, Mercedes Clase C o Audi A4- se convierte en el primer Volvo que dice adiós al diésel y solo contará con variantes de gasolina o híbridas. Una decisión que no es gratuita: China y EEUU serán los grandes mercados para este coche y allí, no quieren turismos de gasóleo ni en pintura. Es más, el coche también se ha convertido en el primer Volvo que se fabrica en EEUU, en concreto en la recién inaugurada factoria de Charleston, en Carolina del Sur. Pero está previsto que, como muy tarde, desde 2020 también se montará en alguna de las tres plantas que el grupo tiene en China.

Compartir en las Redes Sociales
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone