Volver al listado

Los primeros vehículos de conducción autónoma Autopilot del grupo Volvo Car ya están siendo probados, en situaciones reales de tráfico por las carreteras de Gotemburgo (Suecia), con un total de 100 vehículos de la marca. Se estima que los nuevos modelos, que incorporan este sistema de conducción, estén en el mercado en los próximos años, pero en las calles de la ciudad sede de la marca Volvo, ya están rodando los coches de prueba bajo el sistema de piloto automático, denominado Drive Me.

Los constantes avances en seguridad para vehículos y crecimiento en el mercado, llevaron a que esta revolucionaria marca apostara ahora por el proyecto Drive Me, que consiste en crear vehículos automáticos.

Este ambicioso plan, que fue anunciado en diciembre de 2013, ya se encuentra en la fase de pruebas, hasta el momento con resultados positivos. “Lo que hace que el proyecto “Drive Me” sea único es que en él intervienen todos los elementos clave: legisladores, autoridades del transporte, una ciudad importante, un fabricante de vehículos y clientes reales. Y los clientes conducirán los 100 vehículos en situaciones de tráfico reales durante aproximadamente 50 kilómetros de carreteras de los alrededores de Gotemburgo. Estas carreteras son vías típicas de ida y vuelta al trabajo, e incluyen autopistas y atascos frecuentes”, explica Erik Coelingh, técnico especialista del grupo Volvo Car.

El “Drive Me”, vehículos que conducen solos para conseguir una movilidad sostenible, es una iniciativa conjunta entre el grupo Volvo Car, el Ministerio de Transportes sueco, la Agencia de Transportes sueca, el parque científico Lindholmen y la ciudad de Gotemburgo. Además, el Gobierno sueco respalda también este proyecto. “Esta prueba piloto nos proporcionará valiosa información sobre los beneficios sociales de los vehículos de conducción autónoma como parte natural del tráfico. Nuestros vehículos inteligentes son una parte importante de la solución, pero es necesaria una amplia perspectiva social para conseguir movilidad personal sostenible en el futuro. Esta exclusiva colaboración entre las partes interesadas es la clave del éxito en la implementación de los vehículos de conducción autónoma», concluye Erik Coelingh.

De igual manera, uno de los objetivos de este proyecto, es bajar la tasa de accidentalidad y mejorar la movilidad de las ciudades. Autopilot, como se denominará la tecnología que mueve estos Volvo autónomos, permitirá al conductor dejar el control al vehículo, que se encarga de todas las funciones de conducción, bajo todos los sistemas de seguridad necesarios. Algo similar a lo que sucede con el piloto automático de los aviones. “Los vehículos de prueba pueden permanecer en el carril, adaptar su velocidad y unirse al tráfico por sí solos. Es un importante paso adelante hacia nuestro objetivo de que los vehículos Drive Me finales puedan seguir el recorrido de prueba de forma casi totalmente autónoma”, resalta Erik Coelingh.

El proyecto Drive Me ha arrancado analizando las necesidades de la infraestructura para dar cobijo al vehículo autónomo. En esta primera fase Volvo pretende poner sobre la mesa las carencias que todavía ofrece la tecnología y su capacidad para conseguir cubrir el grueso de los escenarios posibles. Superada esta fase, fecha prevista para 2017, Volvo pondrá en circulación un total de 100 turismos adaptados a la conducción autónoma para que realicen de forma diaria los trayectos habituales de los participantes.

Para el año 2020, se tiene previsto que estos nuevos vehiculos ya estén a la venta en los principales países del mundo donde Volvo tiene mercado.

Compartir en las Redes Sociales
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone