Volver al listado

Estamos descubriendo el nuevo Volvo XC90 con cuentagotas. Después de presentarnos a primeros de año el Concept XC Coupé –precursor del modelo que saldrá a producción-, después de darnos a conocer su lujoso interior y tras anunciar su gama de motores Drive-E, hoy la marca sueca nos explica cómo incorporará a este nuevo modelo su tecnología de seguridad activa.

Y así llevamos todo 2014. La marca sueca se está encargando de medir los tiempos para generar la máxima expectación de cara al lanzamiento de su renovado SUV de 7 plazas.

Muchos hablan de “nueva era” por varias razones. La primera de ellas es que el Volvo XC90 será el primer modelo de serie en adoptar el lenguaje visual implantado por Thomas Ingenlath, también será el primero de la marca en equipar exclusivamente motores Drive-E de tecnología propia (todos ellos turboalimentados y con dos litros de cubicaje, en variantes gasolina, diésel e híbrida). Además, el XC90 adoptará por vez primera los sistemas de infoentretenimiento más avanzados, como Android Auto y Apple CarPlay, que nos permiten aprovechar todo el potencial de nuestros teléfonos inteligentes.

Pero si hay un concepto que asociamos desde siempre a la marca Volvo es cuidado por la seguridad de sus ocupantes. Y aquí es donde el XC90 también pretende sobresalir de entre todos sus competidores, tal y como nos ha dado a conocer con la presentación de algunas de las tecnologías de seguridad activa y pasiva con las que dotará su próximo SUV.

 

Meta clara: 0 muertes en la carretera en 2020

Así de claro y a la vez complejo es el objetivo de Volvo para el inicio de la próxima década: acabar con todos los accidentes de tráfico. La marca sueca, como otras, ya está manos a la obra para tratar de alcanzar esta utopía “atacando” todos los riesgos potenciales de la conducción cotidiana.

Uno de los tipos de accidente sobre los que Volvo trabaja en la actualidad es el de las salidas de la pista sin haber colisionado contra otros vehículos. Y por desgracia resulta demasiado habitual: mientras en Suecia suponen un tercio de los accidentes con víctimas, en Estados Unidos se cobran la mitad de las vidas perdidas en la carretera.

Entre sus causas podemos contar con el mal estado de la calzada o del tiempo atmosférico, un mantenimiento inadecuado de nuestro vehículo (estado de los neumáticos o el empleo de neumáticos de invierno en temporada) y la falta de atención por parte del conductor.

Los ingenieros de seguridad de Volvo no podrán corregir nuestros malos hábitos ni encargarse de que haga buen tiempo, pero desde luego están haciendo todo lo posible por evitar este tipo de accidentes, o cuando menos limitar sus consecuencias. Así lo demuestra el paquete de seguridad Safe Positioning, que al detectar una salida de pista se encarga de reforzar la sujeción de los cinturones de seguridad delanteros mientras el coche esté en movimiento. También se encargará de accionar un mecanismo de amortiguación del peso de nuestro cuerpo contra el asiento, en caso de producirse un aterrizaje violento. Dicho mecanismo es capaz de absorber hasta un tercio de la energía del impacto para limitar posibles daños sobre nuestra espina dorsal.

 

Mejor todavía que protegernos de una salida de pista es evitarla. Así, el XC90 incorpora los consabidos sistemas de prevención de cambio involuntario de carril (capaz de actuar sobre al volante para mantener la trayectoria adecuada), control de ángulo muerto (que nos avisará de la presencia inadvertida de otro vehículo) y detección de fatiga, (que al percibir cansancio o distracciones nos invitará a hacer una parada, guiándonos incluso hasta el área de descanso más cercana).

Otra interesante característica de seguridad activa, y novedad en el mercado automovilístico, es el sistema de frenado automático en intersecciones, que detendrá nuestro coche si intentamos efectuar un cruce mientras otro vehículo se nos acerca en sentido contrario. Este mecanismo es capaz de activarse tanto en ciudad como en carretera.

El nuevo XC90 también podrá incorporar todos los últimos desarrollos de Volvo en materias de seguridad, como la prevención y protección en caso de vuelco, protección frente a colisiones posteriores y frenada automática en presencia de peatones o ciclistas.

Adaptándose al imparable auge de la conducción autónoma, el nuevo modelo sueco da sus primeros pasos al incorporar el denominado Queue Assist. Este asistente de circulación en retenciones de tráfico actuará sobre el acelerador, el freno y la dirección para mantener la distancia de seguridad con el vehículo precedente sin ninguna acción por nuestra parte.

 

Nuevo chasis reforzado

En materia de seguridad pasiva, el chasis del XC90 ha sido reforzado de manera notable. La estructura monocasco ha sido fabricada íntegramente en acero y boro moldeados en caliente. Esta misma aleación de alta resistencia se ha empleado en un 40% del peso total; o lo que es lo mismo, cinco veces más que en el XC90 de la generación actual.

Ahora sólo queda esperar a las nuevas pistas que nos vayan llegando desde aquí hasta su presentación.

 

Compartir en las Redes Sociales
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone